Periodismo del Mundo Maya

LAS CUCARACHAS: Villanueva, el delincuente que no se ha disculpado con su pueblo

en Chetumal/LAS CUCARACHAS por

(Antilavado.com). Fue gobernador del Estado mexicano de Quintana Roo por el PRI. Su búsqueda por la Policía mexicana, la DEA y la INTERPOL se inició el 7 de abril de 1999, fecha en que se fugó después de haber entregado su cargo de gobernador, acto que lo dejó sin inmunidad para enfrentar los cargos de tráfico de drogas, enriquecimiento ilícito, abuso de autoridad, despojo y nepotismo

El ex gobernador tejió una extensa e intrincada red financiera para lavar cientos de millones de dólares producto del tráfico de drogas. Las rutas de dinero de Villanueva estuvieron compuestas por el uso familiares, funcionarios del gobierno de Quintana Roo, amigos y prestanombres para blanquear el dinero que obtenía por el pago y la protección que brindaba al cártel de Juárez, encabezado por los hermanos Amado y Vicente Carrillo Fuentes; asimismo creó empresas off shore en los paraísos fiscales de las Islas Caimán e Islas Vírgenes Británicas, en complicidad con instituciones bancarias nacionales y del extranjero, lugares a donde los fondos eran transferidos.

La compleja red delictiva de blanqueo de capitales que construyó Mario Villanueva fue operada por su secretario de Finanzas en el gobierno del estado, José Chejin Pulido, y su cómplice Francisco Javier Bradley Haug –a la postre testigo protegido por la Procuraduría General de la República con el nombre clave Hans–, mediante diversos instrumentos financieros producto del narcotráfico.

Instituciones en las que aperturó cuentas
La Consultoría Internacional Casa de Cambio Ixe; en Casa de Cambio Tiber; en Grupo Financiero Banca Serfín; en el Chemical Bank de Nueva York; en Banca Serfín Nassau Branch; en BCH; en Bancomer; en Banco Internacional; Bancrecer e Inverlat; Banpaís; el Bank of New York; el Bank of America Cayman; el First Union National Bank of Florida; el Banco Atlántico de Miami, Florida; el Citibank Buffalo, entre otros, sin que alguna de estas instituciones reparara en el origen del dinero que el político priista depositaba o transfería a múltiples cuentas. A pesar de la participación de estas instituciones en la trama del ex gobernador y de los datos valiosos suministrados por numerosos oficios, documentos de las transferencias, los depósitos, contratos y cheques fechados entre 1991 y 2000, investigados y suscritos por Sergio Raúl Díaz Roura, director de Investigaciones de la CNBV, con los cuales se confirman la complicidad de las instituciones bancarias en el manejo de las operaciones con recursos de procedencia ilícita, que llevó a cabo Villanueva Madrid, antes y cuando ocupó la gubernatura de Quintana Roo (1993-1999), ninguna ha sido investigada.

El Comienzo
Antes de concluir su mandato como gobernador del estado, el 5 de abril de 1999, Mario Villanueva ya era buscado por la justicia federal, acusado de tener vínculos con Amado Carrillo Fuentes, mejor conocido como “El Señor de los Cielos”. En este punto se decía que el ex funcionario había colocado recursos en cuentas extranjeras de Suiza, Nueva York, Islas Británicas e Islas Caimán, y que además había empleado su influencia política para manejar, a través de testaferros, a los ejecutivos de los bancos que realizaban las operaciones financieras mediante la creación de empresas off shore, en las que invariablemente aparecen en los consejos de administración Mario Villanueva, familiares y sus cercanos.

Acorralado por la justicia y luego de haberse enfrentado a un interrogatorio con el entonces Fiscal antidrogas de la PGR, Mariano Herrán Salvati, Villanueva permaneció prófugo durante dos años, por lo que el 20 de abril de 1999 fueron inmovilizadas las siguientes cuentas: Banpaís Nº 634-300495-7; y Bancomer Nº 251-5000023-9. La tarjeta de crédito 4555 4036 0002 3581; así como el Fideicomiso 117536 en Bital, a nombre de su esposa Isabel Tenorio de Villanueva, por 2 millones 125 mil 750 pesos, y la cuenta 6082275744, en Bital, a nombre de su hijo Carlos Mario Villanueva Tenorio, actual diputado plurinominal por el I Distrito y quien se perfila como candidato del Partido Revolucionario Institucional a la presidencia municipal de Othón P Blanco.

A donde fue el dinero
El director de Investigaciones de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores fue el encargado de seguir la ruta del dinero transferido del ex Gobernador de Quintana Roo y enviar un informe al Ministerio Público con un gran número de documentos que sirvieron de pruebas para fincarle responsabilidad penal por blanqueo de capitales y defraudación fiscal al exgobernador.Por su parte la DEA desde hacía una década tenía en su poder información de los vínculos de Mario Villanueva con el narcotráfico y el lavado de dinero, por lo que sostienen la petición al gobierno de México para que el exgobernador sea extraditado a Estados Unidos. El 31 de agosto de 1999, Jaime Camacho, agregado de la DEA en Mérida, Yucatán, notificó a las autoridades mexicanas de la existencia de tres cheques:
Uno por 370 mil dólares, expedido por los operadores de Villanueva a favor de Fullstock Holdings, Inc, el 4 de febrero de 1997, de la cuenta 063000021 9981341821 0995 del First Union National Bank of Florida, Miami Florida 33156;
Otro por 375 mil dólares, a favor de Englehard Mill Investment Corp, del 4 de febrero de 1997, de la cuenta 063000021 9981341821 0999, del mismo banco, y
Uno375 mil dólares, a favor de Englehard Mill Investment Corp, del 4 de agosto del mismo año, de la cuenta 063000021 9981341821 0998, del mismo banco.
También halló otros dos cheques a favor de Comerciale Vincensa, SA, expedidos el 4 de agosto de 1997, de las cuentas 063000021 9981341821 0996 y 063000021 9981341821 0997, por 400 mil y 350 mil dólares, respectivamente, provenientes del First Union National Bank of Florida; y una orden de pago de la Casa de Cambio Tiber a favor de Luis Ernesto Villanueva Tenorio, por 150 mil dólares, expedida el 7 de octubre de 1996, de la cuenta 107521 066010924 450240 031 01 del Banco Atlántico de Miami, Florida. Mientras tanto el Director de Investigación de CNBV descubrió una transferencia del 10 de enero de 1996 por 8 millones de pesos de Serfín Cancún, y como beneficiario Banca Serfín –de la cuenta de inversión OBSSA 4701007-1–, realizada por Ramón Enrique Diez Cañedo, ex empleado y ex cuentahabiente de Banca Serfín, cuyo expediente había sido sacado del archivo muerto y utilizado en las operaciones de lavado por José Chejin Pulido, secretario de Finanzas del gobierno del estado y principal operador de Mario Villanueva, en complicidad con Francisco Javier Brady Haug, ex empleado de Banca Serfín, quien se acogió al sistema de testigos protegidos de la PGR con el nombre confidencial Hans. Estos dos últimos con la ayuda de empleados bancarios, brokers y asesores financieros expertos en portafolios de inversión de capitales, fueron los encargados de operar la trama de lavado de dinero del ex Gobernador a través de las empresas off shore Kisin, SA; Harley Limited; Marimba Holding; Olimpus Limited. Para ello aperturaban y cancelaban cuentas transferencias, compra de dólares, contratos de administración de valores, manejo de portafolios de inversión nacional y en el extranjero, y creación de fideicomisos.

La labor de José Chejin Pulido
Según los dictámenes de fecha 3 de mayo de 2000, suscritos por peritos en contabilidad pública, adscritos a la SHCP revelaron que Pulido aperturó cinco cuentas bancarias:
Dos en el Banco del Atlántico, SA;
Una en Bital, SA (hoy HSBC); y
Dos a Banca Serfín, SA, en las que totalizó operaciones por 5 millones 245 mil 979 pesos.

 

Se detectó que de la cuenta 40121664182 de Bital se giraron el 18 de marzo de 1999 un cheque a nombre de Manuel López, por 87 mil 480 pesos; otro a favor de Rubén Murillo, el 30 de marzo de 1999, por 500 mil pesos; cuatro cheques a favor de José Chejin Pulido, por un total de 2 millones 993 mil 265 pesos. El 22 de Septiembre de 1995, el Secretario de Finanzas abrió otra cuenta en Banca Serfín número 25000688, una cuenta Bursátil 4701007-1 en la Operadora de Bolsa Serfín, SA (OBSSA): En estas cuentas se realizaron depósitos, inversiones y erogaciones que alcanzaron los 75 millones 620 mil 833 pesos, de los cuales 33 millones 82 mil 439 pesos terminaron siendo traspasos de la cuenta 4701007-1 de OBSSA, por 17 millones 482 mil 439 pesos, con los que se respaldó la expedición de 46 cheques de la Cuenta Eje (25000688), por un total de 58 millones 138 mil 393 pesos.

Se dice que el dinero de los depósitos prevenía de e las ventas del fondo de Casa de Bolsa (traspasos automáticos), los cuales ascendieron a 17 millones 482 mil 439 pesos, importe que concuerda con la suma que se presenta en la columna de otros egresos de la “Relación de retiros de inversiones” de la cuenta 4701007-1, recursos que aunados a las dos operaciones realizadas el 8 de enero de 1996, por 8 millones de pesos cada una, indican que fueron por “Venta de Fondo Casa de Bolsa”. El flujo del efectivo y las operaciones confirmadas en distintas fechas por los peritos de la SHCP fueron sintetizados de la siguiente manera:

8 de enero de 1996. Depositó en efectivo por 8 millones de pesos en la cuenta de Banca Serfín 2500068-8: importe que se traspasó automáticamente a la cuenta de inversión 4701007-1 de Operadora de Bolsa Serfín, ambas a nombre de Ramón Enrique Diez Cañedo Ruiz

10 de enero de 1996. Cañedo Ruiz autorizó a Francisco Brady Haug, asesor financiero de Operadora de Bolsa Serfín, efectuar un cargo a su cuenta de inversión 4701007-1 por 8 millones de pesos, y expedir un cheque a favor de Banca Serfín, SA, y Operadora de Bolsa Serfín; expidió el cheque 5060 por 8 millones de pesos a favor de Banca Serfín, donde se compraron dólares americanos por 1 millón 63 mil 123 dólares

12 de enero de 1996. Banca Serfín solicita a Consultoría Internacional Casa de Cambio transferir de la cuenta 544-7-04372 del Chemical Bank en Nueva York, a nombre de Banca Serfín Nassau, 1 millón 55 mil 132.09 dólares. Una vez transferido el depósito, Banca Serfín Nassau estableció dos inversiones a solicitud de “Consuelo 526 4151”; una a nombre de la empresa Kisin, SA, por 527 mil 566 dólares y otra a Harley Limited, por 527 mil 566 dólares

17 de enero de 1996. Kisin transfiere su inversión, por 527 mil 932 dólares, de Banca Serfín Nassau a la cuenta 140091221 de la correduría Lehman Brothers, subcuenta 831-27683-13-627 a nombre de Kisin, cuenta del Chemical Bank

19 de enero de 1996. Harley Limited transfiere parte de su inversión, por 116 mil dólares, de Banca Serfín Nassau a la cuenta 140091221 a nombre de Lehman Brothers, subcuenta 831-27726-12-627 a nombre de Harley Limited, cuenta del Chemical Bank

24 de enero de 1996. Harley Limited transfiere el resto de su inversión, por 412 mil 365.27 dólares, de Banca Serfín Nassau a la cuenta 140091221, a nombre de Lehman Brothers, subcuenta 831-27726-12-627, a nombre de Harley Limited, cuenta del Chemical Bank. Se depositaron en efectivo 8 millones de pesos en la cuenta de Banca Serfín, SA, sucursal Cancún, 2500068-8, mismos que se transfirieron a la cuenta de inversión 4701007-1 de Operadora de Bolsa Serfín, SA, ambas cuentas a nombre de Ramón Enrique Diez Cañedo Ruiz. Posteriormente, esos mismos 8 millones de pesos se transfirieron, convertidos a 1 millón 55 mil 132 dólares, a Banca Serfín Nassau vía Chemical Bank de Nueva York, quien invirtió los dólares en dos cuentas: una a nombre de Kisin, por 527 mil 566 dólares, y otra a nombre de Harley Limited, por idéntica cantidad, a solicitud de Consuelo Márquez.

Medios y métodos de la conspiración
Durante el curso de su complicidad con Alcides Ramón Magaña, los tres acusados recibieron pagos por proteger los embarques de cientos de toneladas de cocaína de Quintana Roo hacia Estados Unidos. Casi a fines de 1995, Mario Villanueva y su hijo comenzaron a depositar el dinero que recibieron del cártel de Juárez en cuentas de México, Suiza, Bahamas, Panamá, Estados Unidos y otros lugares. Muchas de esas cuentas se abrieron a nombre de corporaciones off shore, así como de terceras partes (no siempre identificadas). Todas las cuentas eran en beneficio o utilizadas por Mario y Luis Ernesto Villanueva.

Para evitar que esos fondos fueran rastreados y se localizara su origen ilícito, tuvieron la asistencia de Consuelo Márquez que,en su calidad de representante registrada de Serfin Securities y Lehman Brothers, coordinó el establecimiento de esas cuentas off shore. En las semanas que siguieron a la desaparición de los Villanueva (fines de 1999), Consuelo Márquez siguió la instrucción de Mario Villanueva de liquidar algunas de sus cuentas en Lehman Brothers y transferirlas a terceros beneficiarios, y así ocultar la propiedad de sus jefes en esas cuentas. Esas terceras cuentas hacían parecer que ninguno de los Villanueva era el verdadero propietario.Algunas cuentas estaban a nombre de Carlos Patiño, Brígida Patiño y Felipe Patiño, que Consuelo Márquez abrió utilizando información falsa de los beneficiarios.

Abrió otra cuenta en Banamex, Inc, en Nueva York, a nombre de Lehman Brothers Private Clients Services, sin conocimiento de Lehman Brothers. Otra más, abierta en esa firma, a nombre de Bank One Investment Management and Trust Group, que utilizó Consuelo Márquez para depositar los recursos procedentes del narcotráfico como una cuenta temporal antes de transferir sus fondos a otras cuentas. Como resultado de este esquema de lavado de dinero, Consuelo Márquez –por instrucciones de Mario y Luis– coordinó una serie de transferencias de millones de dólares procedentes de las operaciones del narcotráfico a través de Lehman Brothers, que se transferían a la tercera cuenta de Banamex. Así como las transferencias de la mayoría de estos fondos a Lehman Brothers que se depositaban por último a la cuenta de Felipe Patiño –que Consuelo abrió días después de la desaparición de Mario Villanueva–. Ese esquema de lavado llevó dinero también a una cuenta de Banamex en Nassau, Bahamas, y a una cuenta a nombre de Intercontinental Asset Management, en San Antonio, Texas.

Las cuentas claves y la conspiración
Consuelo Márquez y Sylvia Aubouchon manejaron el dinero de Mario Villanueva y de otros clientes como brokers (agentes de bolsa) de indistintos bancos extranjeros, lo cual les permitió llevar recursos a sus cuentas en común de dinero que operaban y transferir recursos a sus cuentas personales, todo sin que los verdaderos dueños del dinero se enteraran. Así, en agosto de 1995, un inversionista abrió la cuenta en la que Sylvia Aubouchon actuó como broker con beneficiarios definidos como cuenta Investor-1 (Inversionista-1), el cual no fue cliente del Bank One Investment Management and Trust. En octubre de ese año, un inversionista abrió una cuenta como Investor-2 (Inversionista-2) en el Lehman One Bank Account de Nueva York, en la que Consuelo Márquez actuó como broker.

El Bank One Arizona fue una institución financiera asegurada federalmente que operaba y se organizó bajo las leyes de Arizona, su lugar principal de negocios. En noviembre de 2001, este banco emergió como Bank One Corporation, una corporación organizada que operaba bajo las leyes de Delaware con sede en Illinois. La acusación señala que el Bank One Investiment Management and Trust Group fue una división de Bank One of Arizona que proveyó de recursos administrativos y servicios de inversión a clientes privados. En febrero de 2001, los negocios de este banco fueron transferidos al Bank One Trust Company, una corporación organizada y operada bajo las leyes del estado de Ohio, principal sede de trabajo. El Bank One Investiment Management and Trust Group tuvo oficinas en varias locaciones de Estados Unidos, incluyendo Tucson, Arizona.

Esquema Fraudulento de préstamos
El 25 marzo de 1999, Consuelo Márquez y Sylvia Aubouchon abrieron una cuenta broker en Nueva York, a nombre de Sara Gutiérrez, denominada “Gutiérrez Lehman Account”, una cliente ficticia mexicana que utilizaron para beneficio personal de ambas. Del 30 de marzo al 6 julio de 1999, Consuelo Márquez contactó al Bank One Investment Management and Trust para obtener cientos de miles de dólares a través de la Lehman Brothers Global Finance. Para asegurarlos, Sylvia Aubouchon dio en garantía las cuentas de ciertos clientes del Bank One Investment Management and Trust, sin consentimiento de ninguno de ellos. Con estas acciones, Sylvia Aubouchon obtuvo fondos de préstamos por 750 mil dólares que fueron transferidos a la cuenta “Gutiérrez Lehman Account” para beneficio de ella y de Consuelo Márquez. Una vez que esos fondos de préstamos fueron depositados en esa cuenta, Consuelo Márquez los invirtió en varias garantías y más tarde los vendió como un beneficio personal.

Luego esas ganancias, intereses y dividendos, por 264 mil 900 dólares, Consuelo Márquez y Sylvia Aubouchon los retiraron de la cuenta “Gutiérrez Lehman Account”, a través de transacciones electrónicas y cheques que se pagaron a Sylvia Aubouchon. Los beneficios de estos fondos se depositaban en dos cuentas: la Abouchon Norwest Account y otra en el Bank of America de Tucson, Arizona, a nombre de “Aubouchon BOA Account”. En cartas que autorizaban a Lehman que Sylvia Aubouchon transmitía a Consuelo Márquez vía fax, Sylvia no revelaba que eran transferidas a sus propiedades. En enero de 2001 se cerró la cuenta “Gutiérrez Lehman Account” y Consuelo y Sylvia transfirieron 70 mil 476 dólares en efectivo y 534 mil 828 dólares en garantías para la cuenta de Aubouchon, en la cuenta de los clientes del Bank One Investment Management and Trust. Ninguno de los clientes recibió los beneficios de la cuenta Gutiérrez.

Actos encubiertos de las brokers
De acuerdo con el documento de la DEA, Consuelo Márquez, Sylvia Aubouchon y sus cómplices cometieron actos encubiertos en el distrito sur de Nueva York y sus alrededores, mediante transacciones bancarias con recursos de procedencia ilícita. Transferencias realizadas por Consuelo Márquez y Sylvia Aubouchon, la mayoría desde Nueva York. Parte de los recursos pertenecían a Mario Villanueva Madrid, de acuerdo con la DEA. En relación con la conspiración, se cometieron actos en el distrito sur de Nueva York y sus alrededores. En 1994, en Chetumal un cómplice no identificado entregó aproximadamente 500 mil dólares en narcóticos a Mario Villanueva. Cerca del 23 de septiembre de ese año, Mario Villanueva y su hijo abrieron una cuenta numerada en el Creditt Suisse. Mario Luis y Consuelo deben responder por involucrarse en lavado de dinero y fraude electrónico, así como de toda propiedad rastreable, incluyendo una suma de dinero no menor a 30 millones de dólares en la que se agrega la propiedad involucrada.

Los delitos por los que el gran jurado de Estados Unidos acusa a Mario, Luis y Consuelo se cometieron a través de los datos contenidos en las cuentas bancarias: 83102650 a nombre de Carlos, Felipe y Brígida Patiño en el Lehman Brothers Inc, de Nueva York; la 100333/10033107, a nombre de Lehman Brothers Private Clients Services en Banamex, que se abrió en Islas Nassau, Bahamas; la ABH-952702, a nombre de Palace United LTD, en el International Asset Management Group LTD, en San Antonio, Texas; la HBA-952117, a nombre de Pentium Pacific Inc, en el Intercontinental Asset Management Group LTD, en San Antonio, Texas; la T-115850211, a nombre de Consuelo Márquez-Campbell en la Fideliti Investiment de Nueva York, y en la cuenta 114-474524 a nombre de Consuelo Márquez en el Chase Manhattan Bank de Nueva York.

Juicio en Estados Unidos

10 de mayo de 2010
Autoridades la Procuraduría General de la República confirmaron a Milenio que el ex gobernador de Quintana Roo, Mario Villanueva Madrid, ha sido sacado del Reclusorio Preventivo Norte en cumplimiento de la solicitud de extradición de EU. La PGR señaló que con la extradición de Villanueva se alcanzó el número de 347 presuntos criminales entregados, en lo que va del sexenio, a los países que los han requerido, de estos 326 fueron enviados a Estados Unidos. El ex funcionario fue trasladado al hangar de la dependencia federal en el Aeropuerto Internacional de Toluca Estado de México, donde fue entregado a los agentes del gobierno estadounidense. El operativo fue coordinado por la PGR con el apoyo del grupo fuerzas federales de la Secretaría de Seguridad Pública. Villanueva Madrid será procesado por delitos contra la salud y asociación delictuosa en la Corte Federal del Distrito Sur de Nueva York. De acuerdo con el gobierno de EU, entre 1993 y 1999 el ex mandatario “suministró apoyo estatal y federal” para que el cartel de Amado Carrillo Fuentes, El Señor de los Cielos, introdujera a Cancún cientos de toneladas de cocaína procedentes de Colombia, para transportarlas a EU.

11 de mayo de 2010
La sede diplomática de Estados Unidos en México se congratuló por la extradición a su país del ex gobernador mexicano Mario Villanueva, “una pieza clave del comercio internacional de narcóticos ilícitos”. “Su legado de corrupción e ilegalidad contribuyó directamente a la destrucción de vidas y de los medios de subsistencia de miles de estadounidenses desconocidos consumidores de drogas”, afirmó la embajada en un comunicado. Villanueva fue gobernador del estado de Quintana Roo (Caribe) entre 1993 y 1999, y está acusado de dejarse sobornar por el cártel de Juárez para permitir el libre tránsito de droga en su territorio, así como de lavado de dinero en bancos de Estados Unidos. Según el embajador estadounidense en México, Carlos Pascual, la extradición de Villanueva -materializada el fin de semana- es “un hito muy importante” en la colaboración de Estados Unidos y México contra “la amplia corrupción” generada por los cárteles de la droga en ambos lados de la frontera. En los últimos años, México ha extraditado a Estados Unidos a varios capos y colaboradores del narcotráfico, un destino que la mayoría de ellos teme porque su reclusión en una cárcel estadounidense implica perder el control de su organización y los privilegios que pueden comprar con sobornos en prisiones mexicanas. Villanueva se había resistido por la vía legal a ser extraditado, pero finalmente fue trasladado el domingo a la localidad de White Plains, al norte de la ciudad de Nueva York, en un avión de la Dirección Estadounidense Antidrogas (DEA). El ex político, del Partido Revolucionario Institucional (PRI), fue detenido en 2001 y condenado a seis años de cárcel por lavado de dinero por la Justicia mexicana. Al salir en libertad en 2007, fue detenido a las puertas del reclusorio por cuenta de la extradición solicitada por Estados Unidos.

15 de julio de 2010
La juez Naomi Buchwald, de la corte federal de Manhattan, decidió posponer el juicio por lavado de dinero contra el ex gobernador del estado mexicano de Quintana Roo, Mario Villanueva Madrid, para el próximo 14 de octubre. La decisión se debió a que el abogado de Villanueva, David Segal, recibió el pasado martes la documentación sobre la que se basa la acusación, cuya mayoría está en español, por lo que necesitaría ser traducida al inglés. Para traducir los documentos, Segal solicitó 90 días naturales. En una audiencia que no duró más de 10 minutos, Villanueva fue presentado ante la corte con las manos a la espalda, aunque sin esposas. De acuerdo a la fiscalía se hizo entrega de 21 cajas con la documentación pertinente, además de cinco discos compactos donde se encontraban tales folios en formato digital y 220 casetes donde se encontraban grabaciones de conversaciones realizadas por Villanueva. Por su parte, Segal expresó que aún hacía falta que la fiscalía le entregara 11 mil páginas de documentación adicional. El ex gobernador fue acusado por el delito de lavado de dinero, luego de supuestamente haber blanqueado cerca de 19 millones de dólares en dinero proveniente del narcotráfico, a través de cuentas en el ahora desaparecido banco de inversión Lehman Brothers, entre otros. De ser encontrado culpable, Villanueva enfrentaría una sentencia mínima de 10 años y una máxima de cadena perpetua por los cargos de tráfico de drogas, y un mínimo de 20 años por cada una de las 14 acusaciones que enfrenta por lavado de dinero. Fiscal Antidrogas Herrán Salvati, interrogó en su momento al es gobernador de Quintana Roo

Fiscal Antidrogas Herrán Salvati, interrogó en su momento al es gobernador de Quintana Roo

18 de octubre de 2010
La corte federal de Manhattan decidió posponer los dos juicios que enfrenta el ex gobernador de Quintana Roo, Mario Villanueva Madrid, por lavado de dinero. La postergación se debió a que la defensa de Villanueva solicitó mayor tiempo para revisar la enorme cantidad de documentos que recibió de parte de la fiscalía, según David Segal, abogado del ex gobernador. Hasta el momento, no hay ninguna nueva fecha fijada para los dos juicios pendientes de Villanueva, por lavado de dinero y tráfico de drogas.

17 de enero de 2011
Posponen en Nueva York juicio contra el exgobernador Villanueva. Los jueces de la Corte federal de Manhattan, Nueva York, decidieron posponer los juicios por lavado de dinero y tráfico de drogas que siguen contra el exgobernador de Quintana Roo, Mario Villanueva Madrid. Los jueces Naomi Buchwald y Víctor Marrero tomaron la decisión para dar más tiempo a la defensa de Villanueva de terminar de traducir al inglés la documentación sobre la que se basan las acusaciones. El hecho fue confirmado por la oficina de la nueva representante legal de Villanueva Madrid, Linda George, así como por el abogado con el que ya contaba el exgobernador, David Segal. De esta forma, suman tres las ocasiones en que los juicios de Villanueva Madrid se han pospuesto por las mismas razones. En caso de ser encontrado culpable, el exgobernador priista enfrentaría una sentencia mínima de diez años y una máxima de cadena perpetua por los cargos de tráfico de drogas, y un mínimo de 20 años por cada una de las 14 acusaciones que enfrenta por lavado de dinero. (http://www.antilavadodedinero.com/antilavadodedinero-casos-articulo.php?id=63&title=mario-villanueva).

Pedro Canché es un periodista independiente y el fundador de Pedro Canche Noticias. El ha sido perseguido por el Gobierno Mexicano por darle voz al pueblo indígena Maya y los campesinos del Yucatan y pasó 9 meses en la cárcel en un caso de persecución politico que Reporteros Sin Fronteras llamaban absurdo. "Podrán encerrar el cuerpo humano pero nunca podrán encerrar la libertad de expresión." dijó Pedro Canché.

Lo último de Chetumal

Ir Arriba